Fotografía: Joshua Masinde/CIMMYT

El biólogo molecular Steven Runo alguna vez pensó que su equipo haría historia como el primero en cultivar semillas editadas genéticamente en suelo africano. La competencia resultó ser más dura de lo que había previsto.

Un grupo de investigación que trabaja con maíz “nos ganó por dos o tres meses”, dice Runo, que trabaja en la Universidad Kenyatta de Nairobi y cuyo proyecto de edición genética se centra en el sorgo. “Pero eso es bueno: los países africanos verán que esto es realmente posible”.

La rivalidad amistosa es una señal de progreso. Los investigadores han esperado durante mucho tiempo que la relativa facilidad y el bajo costo de los sistemas de edición de genes con CRISPR permitieran a los científicos de países de ingresos bajos y medios producir cultivos con características adaptadas a las necesidades de los agricultores locales, en lugar de depender de semillas desarrolladas de países extranjeros. Ahora los científicos están supervisando al menos una docena de proyectos para desarrollar cultivos editados genéticamente.

Entre esos proyectos se encuentra el de Runo para diseñar sorgo que sea resistente a Striga hermonthica, una especie problemática de planta parásita conocida como hierba bruja. Las pruebas de campo de la nueva variedad están programadas para finales de este año, dijo Runo en la Conferencia sobre Genoma Animal y Vegetal en San Diego, California, el 16 de enero.

“La edición genética no es tan fácil como la gente cree, pero es bastante accesible”, dice Kevin Pixley, director de investigación del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo en Texcoco, México. “Runo es un ejemplo perfecto de eso”.

El sorgo es un cultivo resistente que se utiliza ampliamente en África como alimento, materiales de construcción y materia prima. Pero más del 60% de las tierras agrícolas africanas están contaminadas con especies de Striga, una planta parásita que se adhiere a las raíces del sorgo y extrae nutrientes y agua. Una infestación de hierba bruja puede acabar con una cosecha entera.

Algunas variedades silvestres de sorgo son resistentes a Striga porque portan mutaciones que alteran la producción de la planta de compuestos llamados estrigolactonas, que promueven la germinación de las semillas de Striga. Runo y sus colaboradores han utilizado CRISPR-Cas9 para imitar estas mutaciones.

Según las regulaciones de Kenia de 2022 que rigen los cultivos editados genéticamente, estas plantas se tratan como cultivos obtenidos de forma convencional porque no contienen ADN de otra especie. Esto significa que estas plantas editadas genéticamente pueden eludir algunas de las pruebas y requisitos rigurosos impuestos a los cultivos genéticamente modificados que contienen ADN extraño. Nigeria y Malawi tienen políticas similares, y se espera que otros países africanos, incluidos Etiopía y Uganda, sigan su ejemplo, dice Runo.

Puede leer en artículo completo en https://www.nature.com/articles/d41586-024-00176-8

Fuente: ChileBio

Compartir en redes sociales