Crédito de la imagen: Charles Keato – CABBI

Investigadores del Centro de Innovación Avanzada en Bioenergía y Bioproductos (CABBI, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Florida realizaron ajustes genéticos a la caña de azúcar que condujeron a un mejor rendimiento. Los resultados de este avance se publican en la revista Plant Biotechnology Journal.

La caña de azúcar es el mayor cultivo por rendimiento de biomasa a nivel mundial, proporcionando el 80% del azúcar mundial y el 40% del biocombustible producido en todo el mundo. El tamaño de la planta y la eficiencia en el uso del agua de la caña de azúcar la convierten en una de las mejores candidatas para el desarrollo de bioproductos y biocombustibles avanzados, renovables y de valor agregado.

Sin embargo, la caña de azúcar tiene un genoma complejo que dificulta que los mejoradores modifiquen sus rasgos utilizando métodos convencionales. Por ello, el equipo de investigación utilizó herramientas de edición genética para afinar el genoma de la caña de azúcar, en particular los genes involucrados en el control del ángulo de la hoja. Este rasgo es vital porque determina cuánta luz puede ser capturada por la planta, lo cual es fundamental para la producción de biomasa.

Los ensayos de campo de las cañas de azúcar editadas mostraron que una línea de caña de azúcar mostró una reducción del 56% en el ángulo de inclinación de la hoja, lo que llevó a un aumento del 18% en el rendimiento de biomasa seca. Con esta modificación se consiguió mejorar la biomasa sin necesidad de añadir más fertilizantes a los campos.

Lea aquí el artículo completo de CABBI.

Compartir en redes sociales

Array