Investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de la Información de Nanjing y sus socios utilizaron CRISPR-Cas12a para desarrollar una tecnología innovadora de biosensores para detectar de manera eficiente cultivos modificados genéticamente (MG). Este avance se reporta en Analytica Chimica Acta.

Se han registrado avances en la agricultura desde la liberación de los cultivos modificados genéticamente. La regulación de estos cultivos depende de las técnicas de detección. Por lo tanto, una herramienta de detección sensible y precisa es crucial.

Para detectar MON810, el maíz modificado genéticamente más utilizado a nivel mundial, los expertos emplearon un tetraedro de ADN como andamio que mejoró la estabilidad y eficiencia de las reacciones que ocurren en el electrodo. Luego, el biosensor se dirige a ubicaciones específicas en el transgén, lo que lo hace más preciso que la reacción en cadena de la polimerasa cuantitativa en tiempo real.

Las pruebas han confirmado que el uso del biosensor conduce a una alta especificidad, detección rápida y resultados precisos, proporcionando soluciones prometedoras para la detección in situ de cultivos modificados genéticamente.

Puede acceder aquí al artículo de investigación.

Compartir en redes sociales