La biotecnología animal resulta prometedora para asegurar un suministro mundial de alimentos más sostenible y seguro. Esta tecnología puede mejorar la producción de alimentos a través de un mayor rendimiento, resistencia a las enfermedades y una mejor adaptabilidad al cambio climático. El Dr. Eric Hallerman, profesor del Instituto Politécnico y la Universidad Estatal de Virginia, y sus coautores, abordaron la importancia de habilitar regulaciones para la biotecnología animal en un artículo de revisión publicado en CABI Agriculture and Bioscience.

El artículo destaca el papel de la biotecnología animal en la mejora del bienestar animal y la producción de alimentos con las cualidades que los consumidores desean. Sin embargo, para que estos beneficios lleguen a los consumidores, se necesitan regulaciones claras. Las reglamentaciones deben basarse en el nivel de riesgo que plantea la biotecnología específica y considerar si se pueden lograr resultados similares mediante métodos convencionales de mejoramiento. Lo ideal sería que estas regulaciones estuvieran alineadas internacionalmente para facilitar el comercio. La comunicación abierta con el público sobre la ciencia que hay detrás de la biotecnología animal también es crucial para generar confianza y aceptación.

Los autores recomiendan que los investigadores estén familiarizados con las regulaciones nacionales vigentes, mientras que los reguladores deben tener una sólida comprensión de la ciencia detrás de las nuevas tecnologías. La comunicación y las consultas frecuentes entre estos dos grupos pueden acelerar considerablemente el proceso de aprobación de los productos biotecnológicos.

Más información en CABI Agricultura y Biociencias.

Compartir en redes sociales