Portugal ha dado un fuerte impulso a la implantación de la biotecnología agraria tras haber sembrado este año más de 4.000 hectáreas de maíz Bt mejorado genéticamente, según datos del Ministerio luso de Agricultura. Esta cifra triplica los datos de 2006, cuando se contabilizaron 1.253 hectáreas cultivadas con maíz transgénico. A falta de datos oficiales de los demás países, Portugal se colocaría en el tercer puesto del escalafón europeo –por detrás de España y Francia- en la apuesta por la biotecnología aplicada a la agricultura y con excelentes resultados, puesto que estudios realizados en el país vecino demuestran que no se han encontrado problemas de coexistencia y que los agricultores lusos están satisfechos con su rendimiento.

Por regiones, el Alentejo sigue siendo el área que más firmemente apuesta por esta tecnología, con un cómputo global de 2.368,9 hectáreas sembradas con maíz Bt, seguido de Lisboa-Valle del Tajo, que acumula 1.163,1. En tercera posición se encuentra la zona Centro, con 488,8 hectáreas y, en menor medida, la región Norte y el Algarve, con 57,3 y 50,7 hectáreas.

Actualmente, los productores lusos pueden cultivar un total de 36 variedades de maíz Bt, protegido contra las plagas de taladro. La coexistencia entre cultivos mejorados genéticamente (MG) y convencionales queda demostrada, puesto que un estudio realizado en el país vecino revela que de 18 muestras de granos de maíz convencional procedentes de campos vecinos al de maíz transgénico, 10 fueron negativas y las otras 8 restantes presentaron valores de presencia accidental de organismos modificados genéticamente (OMG) inferiores al 0,5%, muy por debajo del 0,9%, marcado por la UE como límite a partir del que un producto debe etiquetarse como “modificado genéticamente”.

El Ministerio de Agricultura de Portugal recibió en 2006 44 notificaciones de cultivo de maíz Bt por parte de 40 agricultores. Además, ese año se llevaron a cabo 30 acciones de control e inspección, y no fueron detectadas infracciones o incumplimientos de lo dispuesto en la legislación. Portugal cuenta con un Decreto Ley de coexistencia que regula el cultivo de variedades mejoradas genéticamente con las ecológicas y las convencionales y ha desarrollado un conjunto de acciones de formación e información sobre las normas establecidas para estos cultivos, en particular, los aspectos que implica su uso en agricultura.

Asimismo se han llevado a cabo, en esa misma campaña, acciones de control e inspección de los campos notificados, instalaciones y equipamientos agrícolas, así como el cumplimiento de las normas en materia de etiquetado y trazabilidad.

El Ministerio luso de Agricultura ha promovido la formación de técnicos de las empresas de semillas y de las organizaciones agrarias para que impartan cursos de formación a los agricultores. Asimismo se han desarrollado 28 acciones de formación de agricultores, supervisadas por el propio Ministerio, en las que participaron un total de 543 agricultores. Por último, se ha iniciado un proyecto de investigación y experimentación en coexistencia, para estudiar el flujo de polen y el efecto de desfase en la floración en la tasa d fecundación cruzada entre variedades de maíz, cuyos resultados servirán para contrastar la eficacia de las normas nacionales adoptadas sobre coexistencia.

Fuente: DGADR (Ministerio de Agricultura de Portugal)

Portal web del Gobierno portugués:

http://www.governo.gov.pt/Portal/PT/Governos/Governos_Constitucionais/GC17/Ministerios/MADRP/Comunicacao/Notas_de_Imprensa/20070216_MADRP_Com_OGM.htm

Centro de Información de Biotecnología de Portugal (CIB):

Tel: +351 214 469 461
Correo electrónico: [email protected]
http://www.cibpt.org

Compartir en redes sociales