La comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, ha advertido hoy de que el atraso de autorizaciones de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) en la UE puede acarrear “consecuencias dramáticas” para los productores de carne europeos, sobre todo por el coste de los piensos, según pubilca EfeAgro.
 
“Es importante que los países de la UE sepan que las decisiones que se tomen para posponer la aprobación de transgénicos pueden tener consecuencias dramáticas” para la ganadería, según afirmó la comisaria, en rueda de prensa.
 
Los países comunitarios debatieron con la Comisión Europea (CE) sobre la situación de los procedimientos de autorización de OGM en la UE, durante una comida de trabajo en el marco del Consejo de Agricultura.
 
La comisaria declaró que a la hora de hablar de los OGM hay que tener en cuenta los “problemas” en el mercado comunitario, donde los precios del trigo y del maíz son el 55% más altos que en Estados Unidos y en consecuencia la obtención de piensos y la producción ganadera en Europa “tienen costes más elevados”.
 
Citó problemas de sobrecostes, por ejemplo en el caso de la producción de porcino.
 
Alertó de las dificultades que puede haber en este sentido si continúan las trabas y el ritmo lento de autorización de transgénicos en la UE.
 
En este sentido, subrayó que si se “atrasa” la aprobación de OGM habrá problemas para la continuidad de la actividad ganadera y al final, el consumidor “comerá carne de países terceros” en los que sí se han autorizado variedades transgénicas de cereales y de otros cultivos empleados para piensos.
 
La Comisión ya reflejó en junio, en un documento, su temor ante la posibilidad de que la agricultura y la ganadería de la UE sufran pérdidas económicas si los países comunitarios no cambian su actitud respecto a los OGM y los aceptan más.

Compartir en redes sociales