En 2001 se presentó en la UE la primera solicitud de aprobación del maíz Herculex I o maíz 1507, una variedad modificada genéticamente que expresa una proteína insecticida que lo protege de ciertas plagas de lepidópteros. Desde entonces el proceso de aprobación está en punto puerto, pese a que haya recibido en repetidas ocasiones la confirmación de su seguridad por parte de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria y Nutrición (EFSA). La última evaluación científica de seguridad favorable ha sido emitida este pasado 12 de enero de 2017, cuando la EFSA ha vuelto a confirmar que el maíz 1507 es tan seguro como el maíz convencional.

El Panel de Organismos Modificados Genéticamente (OMGs) de la EFSA ha revisado una vez más dicho informe para poder así reevaluar la seguridad ambiental en base a las últimas metodologías desarrolladas y bajo la luz de los más actuales estudios científicos. La conclusión es la misma que en las evaluaciones anteriores: este maíz no supone ningún riesgo para el medio ambiente, siempre que se cumplan todas las normas oportunas de coexistencia durante su cultivo.

La EFSA afirma que no hay nuevos datos que varíen las conclusiones de los dictámenes anteriores, por lo que en el plano científico las evidencias de seguridad son las mismas que cuando analizaron por primera vez su seguridad en 2001.

>> DICTAMEN DE LA EFSA

>> MAÍZ 1507: UN PROCESO DE APROBACIÓN PARALIZADO

Compartir en redes sociales