[Fotos UIMP: Juan Manuel Serrano Arce]

El descubridor de las técnicas CRISPR-Cas y profesor del Departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la Universidad de Alicante, Francis Mojica, ha sido nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). En la ceremonia, que tuvo lugar el pasado viernes en el Paraninfo de la Magdalena (Santander), el experto explicó la tecnología CRISPR, “un conjunto diverso de herramientas de Biología Molecular que están revolucionando la Biología, la agricultura, la Biotecnología y la Medicina”. 

Como muestra de ello, señaló que a día de hoy se está publicando un artículo referido al CRISPR cada dos horas. Aunque los comienzos fueron difíciles. Inicialmente el descubrimiento de Mojica no despertó gran interés, ni siquiera cuando se supo que era un sistema de inmunidad de procariotas. Pero a partir de 2012 algo cambió: lo que parecía solo un sistema con el que se podían desarrollar sistemas de protección a bacterias podía usarte para más aplicaciones. Se desarrolló la tecnología CRISPR y aquí sí se consiguió llamar la atención de la comunidad científica.”

APLICACIONES DEL CRISPR

Francis Mojica detalló algunas de las aplicaciones que tiene la herramienta de edición del genoma CRISPR, como la edición en protozoos (leishmania, toxoplasma, plasmodium, tripanosoma…), hongos (levaduras, mohos…), plantas (arroz, naranjo, trigo, soja, maíz, melón, patata, tomate…), o animales (incluidos mamíferos). Además se está estudiando la edición en animales y humanos para curar enfermedades (conocer, prevenir y curar infecciones).

En este sentido, Mojica destacó que “por si fuera poco, hace unos meses se ha desarrollado un método de diagnóstico molecular increíble que puede detectar la presencia del virus del Zika o del virus del dengue a un coste de entre uno y dos euros”. Además, se ha conseguido paliar enfermedades genéticas en ratas y ratones como ceguera, sordera, o distrofia muscular. En humanos se está trabajando activamente, sobre todo intentando curar distintos tipos de cáncer o eliminar virus como el papiloma o el sida. “Gracias a la edición con CRISPR se conocen las causas de muchas enfermedades infecciosas”.

Pero recordó que CRISPR es mucho más que un simple editor de genoma. “Se puede saber la relación entre las células de distintas partes de nuestro cuerpo, se puede determinar la relación de las células de un tumor, o cuántas células hacen falta para que surja el tumor.

REGULACIÓN EUROPEA

En relación a las aplicaciones de CRISPR, Mojica ha recordado que la justicia europea determinó que los organismos modificados con esta herramienta debían ser regulados como transgénicos. Sobre este aspecto, el profesor calificó esta decisión como “absurda” y ha recordado las palabras de Isaac Asimov: “El aspecto más triste de la vida en este preciso momento es que la ciencia reúne el conocimiento más rápido de lo que la sociedad reúne la sabiduría”.

En esta línea recordó que en Estados Unidos se considera que las modificaciones por CRISPR son equivalentes a las que pueden suceder en la naturaleza, lo que les ha llevado a aprobar su uso. También recordó que a principios de 2018 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que el CRISPR hace una edición tan limpia que no debería ser considerado como transgénico, y no debían de estar regulados de forma tan estricta.

Así, señaló que CRISPR es un sistema de defensa inventado por los procariotas hace unos 3000 o 4000 años y “gracias precisamente a la curiosidad y el razonamiento, con una cierta dosis de esa serendipia comúnmente ligada a toda actividad científica, un puñado de investigadores descubrimos esta maravilla de la naturaleza y la convertimos en un arsenal de herramientas que está contribuyendo al progreso a una velocidad sorprendente”.

Compartir en redes sociales